miércoles, 29 de junio de 2011

Mi amigo Doc Holliday

  
   John Henry Holliday nació en Griffin (Georgia) en el seno de una familia acomodada en 1851. Su madre fallece cuando él tenía 15 años de Tuberculosis, hecho este que le marcará por vida tanto por la pronta pérdida como por la enfermedad que lo perseguirá durante toda su vida. Gracias a su posición social, recibió una educación estricta y rígida, aprendiendo varios idiomas (incluido el Latín) y graduándose como Doctor Cirujano Dentista en 1872. Ejerce notablemente su profesión en Atlanta durante varios años, pero su enfermedad pronto lo incapacita para seguir ejerciendo, es comprensible que la clientela huyera de la idea de dejarse tratar por un dentista tísico. Le vaticinan pocos años de vida y le recomiendan un clima seco, así que se traslada hacia el oeste, dejando atrás al odontólogo que un día fue y convirtiéndose en el legendario pistolero Doc Holliday.



   Una vez en Dallas, consigue sustentarse gracias a su habilidad para los juegos de azar (cartas). Su habilidad para el juego, al igual que para el revólver, como el reconoció eran totalmente innatas. Su capacidad para ganar casi siempre le lleva a envolverse en numerosas refriegas y continuos altercados que casi siempre acababan en tiroteos. Es ahí dónde empieza a forjarse la fama de pistolero rápido y letal con la que pasaría a la posteridad. Fue arrestado en multitud de ocasiones, y aunque no existen registros fiables de aquella época, se le atribuyen varias decenas de muertes y heridos en duelos o tiroteos. En esta época, dura poco allá dónde va y viaja continuamente cada vez más hacia el oeste. Es así como conoce a su amigo Wyatt Earp, al que según él le debe la vida (lo salvó de la horca en una ocasión).

   Es junto a Wyatt y su dos hermanos (Virgin y Morgan) con quién participa en el episodio más famoso de la historia del Far West, el tiroteo en OK Corral. En él, se enfrentaron a Billy Clairbone, Frank McLaury, Tom McLaury, Billy Clanton e Ike Clanton (miembros de una banda conocido como los Cowboys y que delinquían en Tombstone con el beneplácito de la ley hasta la llegada de los hermanos Earp). Durante la confrontación, que se sabe que duró medio minuto y se dispararon unas 30 balas (se estima que la calidad de las armas de la época que dificultan la precisión y la pólvora que levantaba un humo excesivo pudo dificultar la visibilidad de los contendientes) murieron los hermanos McLaury y Billy Clanton. Los demás acabaron con heridas leves, menos Wyatt que resultó ileso e Ike Clanton que huyó despavorido al comienzo del tiroteo. Se sabe que Doc mató de varios disparos a Tom McLaury y también es el culpable de unas de las tres balas que acabaron con la vida de Frank.



   Tras este episodio, y el posterior asesinato de Morgan Earp, acompañó a su amigo Wyatt en su venganza dando caza a la mayoría los miembros de los Cowboys, incluyendo a sus dos líderes Johnny Ringo y Bill Brocious. Mientras el segundo se sabe bien que fue Earp el que puso fin a sus días en el tiroteo de Iron Springs, resulta mucho más misteriosa la muerte del otro líder, Ringo, considerado también como un excepcional pistolero. No se conservan testimonios directos del suceso, sólo algunos escritos que afirman que el cuerpo de Ringo fue hallado con un disparo en la cabeza y con su colt en la mano. Un escrito que se atribuye a Wyatt, afirma que se citó con Ringo para poner fin a la contienda entre los dos bandos, y que Doc Holliday acudió a la cita en lugar de su amigo por dos razones: le debía un favor a Earp (le salvó la vida) y tenía una cuenta pendiente con Ringo a quién en una ocasión llegó a decir en Tombstone que "lo único que desearía era tenerlo enfrente a diez pasos de distancia". El duelo lo ganaría Holliday, agrandando así su leyenda.



   Finalmente la tuberculosis acabaría con la vida de Holliday en un hospital cercano a Colorado a la edad de 36 años. Cuenta la mitología, que murió pidiendo un vaso de whisky y diciendo mientras mirabas sus pies ya inútiles "¡Maldita sea, esto es divertido!". Lo que más fascina de este personaje inmortalizado en el cine infinitud de veces (recomiendo expresamente la interpretación que Val Kilmer hace de Holliday en el film Tombstone) es su extraordinaria personalidad y su controvertido carácter. Es conocido su desprecio por la vida, alimentando su delicado estado de salud con su alcoholismo y su vida nocturna. Es un hecho irrefutable que no temía morir en un duelo y eso es lo que lo convertía en imbatible. Pero también fue fiel a sus valores, respetando el lazo de amistad que lo unió con Earp. Doc Holliday es sin duda el carácter más fascinante del viejo oeste. Su mejor amigo, Wyatt Earp lo describió en su diario como "un dentista, no un agente de la ley o un asesino, a quién la necesidad lo convirtió en un jugador, su enfermedad hizo de él un vagabundo fronterizo, un filósofo al que la vida dotó de un ingenio cáustico, un compañero delgado, rubio ceniza y casi muerto por el consumo, y al mismo tiempo, el jugador más hábil y el hombre más valiente, más rápido y más mortal con un revólver que he conocido".

P.D. El vídeo que ilustra el post, con imágenes de la película Tombstone, merece mucho la pena verlo, tanto por las secuencias como por la música (Le llamaban Trinidad) que las acompaña.

2 comentarios:

  1. Me sorprende un poco este arrebato biográfico... Sin dudo Holliday es un personaje interesante, pero no creí que estuviera entre los candidatos a que le hicieras un post... no sé si me entiendes, pensé que ese honor lo ocuparían gente más relacionados con la GMII que tanto te apasiona o algo por el estilo. Sin duda tanto Holliday, y más su amigo Earp, son personajes carismáticos en el mundillo del viejo oeste, pero lo son más, a mi juicio, Wild Bill Hickock o John Wesley Hardin... Sobre el duelo en el Ok corral (que tanto gritaba el gran Andrés Montes cuando había una sucesión de triples en un partido NBA) se ha escrito mucho y según la fuente de la que bebas las circunstancias son o no distintas. Por ejemplo se dice que los revólveres de la época a diez metros de distancia eran tela de fallones, imprecisos. Mientras que Wyatt llevaba una escopeta recortada cuyos perdigones dicen alcanzaban un radio muy grande de tiro... En fin, como en casi todo en la vida, se mezcla ficción y realidad. También se dice que hubo muy pocos duelos "auténticos" en el viejo oeste, el del OK corral sería una excepción, como se ha inmortalizado en el cine; si alguien quería matar a alguien no le daba la menor oportunidad, le disparaba a poder ser por la espalda y asunto acabado. Tensión que se ahorraba... así murió Hickock o Hardin... En fin que me gusta que hagas post así, que se salen un poco de línea que llevabas.

    ResponderEliminar
  2. Buen post, pero tu Johny Ringo, consiguete una vida viejo...

    ResponderEliminar